Publicidad
Publicidad

Reflexión: Emociones en Red Dead Redemption II (SPOILERS)  

  RSS
Lawrence
(@lawrencedelioncourt)
Nuevo en el foro

Todos conocéis a Rockstar Games, es una de esas desarrolladoras que cuando saca un juego lo hace por la puerta grande y lo convierten en todo un acontecimiento. Sus títulos podrán gustar mas o menos, por supuesto, pero es innegable la extraordinaria calidad de la que gozan. Recientemente hemos tenido el placer de jugar a su último título: Red Dead Redemption II.

Aviso desde ya que este texto contendrá spoilers, de modo que si no te has terminado la historia del juego huye, insensato.

Si, seguro que hay muchos juegos que al terminarlos tuvisteis una sonrisa en la boca, juegos cuyo final os dejaron en shock, pero ahora quiero hablar de RDRII y porque, al menos en mi caso, ha logrado transmitirme tantos sentimientos y emociones.

El juego empieza con un viaje que ya había comenzado. Somos Arthur Morgan, formamos parte de una banda de forajidos y estamos huyendo. Todo es bastante caótico al principio hasta que encuentras el primer lugar de campamento y sientes que ya has concluido el prólogo, la aventura no había hecho más que empezar.

Durante el viaje acompañas a Arthur, pero Arthur es mucho más que un personaje: es tu compañero, es tu hermano, es el héroe…o el antihéroe. Durante el juego, es decir, durante horas y horas forjas un vínculo con él. Sientes como el destino de Arthur está en tus manos y por ello sientes una extraña responsabilidad hacia él, quizás por lo vivo y real que se siente todo.

Entonces, tras muchas misiones, mucha acción, muchos anocheceres y amaneceres, llega la noticia: Arthur está enfermo, padece Tuberculosis. Morirá.

Lo reconozco, me afectó. No diré que lloré, pero el mal cuerpo me lo dejó, y desde ese momento el juego intenta que juegues preocupado. Arthur ya no tolera mucha comida, se desmaya de repente por un ataque de tos o simplemente le ves débil. No obstante él sigue peleando, te preguntas si tu serias capaz si estuvieras en su lugar, pero poco importa, porque Arthur te necesita, debéis de seguir juntos este viaje y lo terminareis juntos (o eso piensas).

Soy consciente que no he mencionado aun a ningún otro personaje, pero la prioridad del juego es que sientas lo real que es Arthur, que se levanta una mañana en el campamento, que se bebe su taza de café, que va a cazar…

Cuando la trama se acerca a su final lo notas gracias a que cada vez la situación se vuelve más desesperada. Se podría decir que el desarrollo de la trama, con sus giros y sus desgracias están perfectamente sincronizadas con la evolución del que, para mí, es el segundo mejor personaje del juego: Dutch van der Linde.

Dutch es el líder de la banda, es el padre, la figura de protección y autoridad. Tiene un gran peso sobre sus hombros y durante el juego ese peso no hace mas que acrecentarse hasta que finalmente se desmorona. Eso se ve perfectamente reflejado en todo momento, en esas conversaciones que tiene con Arthur en el que se mantiene desesperadamente positivo, en el mal humor que tiene a veces para luego cambiar y soltar un discurso motivacional, por no mencionar las duras decisiones a las que está sometido o las consecuencias de dar un paso en falso. Desde casi el principio ves que Dutch sufre sin medida y con el tiempo eso le pasa factura.

Finalmente ves a Dutch y a Arthur como las caras de una misma moneda. Dutch se había creado una mentira en su cabeza, la mentira de que en el mundo aun había lugar para ellos, que las cosas mejorarían. Arthur, por el contrario, tenia los pies en la tierra y sabia que el mundo civilizado ya no los quería. No tenían cabida en ningún lado y los problemas no hacían más que aumentar.

Sobre todo, Arthur sabía que él ya no tenía futuro, y veía que la banda tampoco lo tenia cuando Dutch comenzaba a actuar más por él mismo que por los demás, y ahí es cuando entra en juego John Marston.

A diferencia de Arthur, John no solo tenia a su mujer en el campamento, sino también a su hijo, Jack, que tan solo era un infante. Es cierto, al principio John no era el mejor marido, ni el mejor padre, pero según avanza el juego ves lo importante que es su familia para él.

Arthur, que prácticamente estaba solo y que la vida le había condenado a muerte, se dio cuenta que John aún tenía la opción de labrarse un gran futuro junto a su familia, quizá el futuro que él jamás tendría, y decide hacer lo que fuera necesario para ayudarle.

Entonces Red Dead Redemption nos muestra como Arthur da su vida por John. Piensas: que gran final, que heroico, que grande es Arthur Morgan. En tu subconsciente, tras esa ultima escena de Arthur, llegaba ese momento en el que ves los créditos pasar y te sumerges en tus pensamientos reflexionando sobre lo que acababas de ver…pero no fue así.

Comienza el epilogo del juego y ahora eres John Marston. Estas un poco desconcertado por que te sentiste tan implicado con Arthur que no puedes hacerte a la idea de que ya no está. No te imaginas un Red Dead Redempton II sin Arthur, pero la realidad te golpea y te dice: Si, Arthur ya no está, pero la vida sigue y si John Marston está ahí, es gracias a él, es el legado de Arthur Morgan.

Red Dead Redemption II consigue atraparte en un mundo que gira alrededor de Arthur Morgan. Es el pilar que lo sostiene gracias al nivel de empatía que logras tener con él y por eso cuando muere, esperas que el juego termine, pero en vez de eso te encuentras con que has de seguir, seguir sin tu compañero, seguir sin tu hermano, seguir sin el héroe, un héroe que ya se ha convertido en leyenda.

 

Lawrence de Lioncourt

ResponderCitar
Respondido : 10/01/2019 8:01 pm
Share:
Publicidad
Diseño por: Equipo de soporte SomosXbox

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro